Download e-book for iPad: A la Caza del Octubre Rojo by Tom Clancy

By Tom Clancy

Publication IN SPANISH

Show description

Read or Download A la Caza del Octubre Rojo PDF

Similar literature & fiction books

Lolita Files's sex.lies.murder.fame.: A Novel PDF

Proficient with rock celebrity appears and a genius IQ, Penn Hamilton has been inspiring awe considering that he was once a toddler. Now he is able to tackle the area and declare his rightful position in the course of superstar. As a author. Rapper. version. God. regrettably, the world's now not particularly prepared for him. but if Penn meets Beryl Unger, high-powered editrix to literati and glitterati alike, sparks fly.

Download PDF by Joan Ozark Holmer: The Merchant of Venice: Choice, Hazard and Consequence

The service provider of Venice, Shakespeare's most often played and at present so much arguable comedy, maintains to confront in its degree and demanding background the continuing debate over its inventive cohesion. Six chapters discover the measure of dramatic integrity Shakespeare achieves by way of unifying the play's many tough offerings via a tightly-knit interaction of contrarieties and correspondences in constitution, language, characters and concepts.

Additional info for A la Caza del Octubre Rojo

Sample text

Yo hubiera preferido informar esto pero nuestras órdenes son explícitas: después de habernos sumergido, ninguna transmisión de ninguna clase, por ninguna causa. —Petrov devolvió al comandante los papeles—. Es una lástima, nuestro camarada hubiera deseado eso. Pero órdenes son órdenes. —Y las cumpliremos fielmente. —Putin no lo habría querido de otra manera —coincidió Petrov. —Borodin, controle: de acuerdo con lo establecido en los reglamentos, voy a quitar del cuello del camarada oficial político su llave de control de misiles —dijo Ramius, mientras se metía en el bolsillo la cadena y la llave.

Putin sirvió té mientras el comandante controlaba su reloj de pulsera con el cronómetro montado sobre el mamparo. Faltaban quince minutos para la hora en que podría abrir la caja. La cortesía de Putin lo hizo sentir incómodo. —Otras dos semanas de confinamiento —dijo el zampolit, revolviendo su té. —Los norteamericanos lo hacen durante dos meses, Iván. Por supuesto, sus submarinos son mucho más cómodos. —A pesar de su inmenso casco, las comodidades para la dotación del Octubre habrían avergonzado a un carcelero de un gulag.

Con una simple orden, la lista fue apareciendo en la impresora que estaba al lado. Ryan cortó la página y la guardó en su billetera. El trabajo no lo atraía ese sábado por la mañana. Decidió jugar con sus niños. Después de todo, tendría que estar clavado en Washington la mayor parte de la semana siguiente. El V. K. Konovalov El submarino soviético V. K. Konovalov se deslizaba sobre el duro fondo de arena del Mar de Barents a tres nudos. Se hallaba en la esquina sudoeste de la cuadrícula 54-90 de la parrilla, y hacía ya diez y atrás sobre una línea horas que navegaba lentamente hacia delante y atrás sobre una línea norte-sur, esperando que llegara el Octubre Rojo para el comienzo del ejercicio HELADA DE OCTUBRE.

Download PDF sample

Rated 4.78 of 5 – based on 5 votes